Entradas populares

martes, 8 de marzo de 2011

LA AEROGRAFÍA parte I

Fragmento de la pintura aerográfica "ABANICO CREATIVO" de
Héctor Barceló, autor del BLOG y de este artículo.



Un breve repaso sobre esta difícil técnica que ha sabido desligarse del ostracismo de los puristas para ocupar un lugar digno en el mundo artístico.


Qué es la aerografía? Es la técnica pictórica que utiliza la pintura pulverizada a través de un chorro de aire para aplicar color cobre una superficie plana o tridimensional. El instrumento esencial en esta técnica es el aerógrafo , que es en resumidas cuentas el aparato que usa el ilustrador para pulverizar la pintura merced a una fuente de aire comprimido.


TIPOS DE AERÓGRAFÍA
Hay tres tipos esenciales de aerografías:
De máscara fija
De máscara suelta.
A mano alzada

La primera  (que, por cierto, es la que más requiere habilidad y destreza) consiste en pintar reservando el espacio mediante una máscara previamente recortada. La máscara se hace por medio de una película autoadhesiva transparente que se pega sobre la superficie de trabajo para después recortar con un bisturí aquellas zonas donde el artista desea rociar pintura. Esta operación se repite pacientemente muchas veces hasta que queda completada la ilustración. Obviamente mientras se rocía una zona recortada el resto de la pintura queda cubierta con la película, lo que imposibilita tener una visión completa de ella mientras se pinta. Esto obliga al artista a memorizar la parte del trabajo que está tapada (recordar su tonalidad de sus colores, su intensidad etc) para poder desarrollar correctamente la zona que está pintando en ese momento. Esta es  la razón por la cual se afirma que el artista de aerógrafo “pinta a ciegas” .La  aerografía de máscara fija es la usada a nivel profesional para trabajos destinados a la impresión, y fundamentalmente es para soportes de tamaño relativamente pequeño.


En el segundo tipo, de máscara suelta, el espacio a pintar no se reserva con película adhesiva, sino, con otro tipo de elementos, tales como: cartulinas, acetatos, cartones, o cualquier otro material. Así, el artista utiliza sendas máscaras recortadas de diversas formas para reservar o tapar zonas. Como estas máscaras no se pegan a la superficie de trabajo se les llama “sueltas”. Se pueden asegurar, para que no se vuelen mientras se rocía, con la mano o con (si el soporte lo permite) cinta adhesiva, chinches, alfileres etc.


Utilizando cartulina como  máscara suelta sobre un soporte de tela.


Ya en el tercer tipo no se usa ningún tipo de máscara, ya que el artista resuelve toda la ilustración  libremente sin delimitar y reservar zonas. Graduando el grosor del choro de pintura pulverizada, resuelve volúmenes, define bordes etc.
Es más común este tipo de aerografía en el muralismo donde el tamaño del área de trabajo hace oneroso el uso de máscaras para cubrir zonas a pintar.


Sin embargo, y por experiencia propia, lo más común y recurrente es que muy poco se use al cien por ciento un solo tipo de aerografía durante el desarrollo de una pintura, incluso si es un mural. Aunque se este aplicando película autoadhesiva, habrá algún momento en que se recurrirá a una máscara suelta para definir algún detalle (un brillo borroso con pintura blanca, un borde que deseamos se vea difuminado etc.) O en algunas ocasiones se hará necesario pintar a mano alzada en ciertas zonas, como un celaje con nubes por ejemplo.
Igualmente, pintando un mural podrían emplearse mascaras para definir los detalles que  el artista crea necesario.


Pinturas y soportes

Es posible utilizar cualquier tipo de pintura en la aerografía: Óleo, Acrílico, vinilo, Laca, Acuarela, Tinta. Sin embargo, sólo esta última puede usarse directamente, sin necesidad de diluirla; lo cual, la convierte en la más utilizada ya que no hay peligro de que se tape el aparato. En cuanto al resto, el aerógrafo las pulveriza siempre y cuando se diluyan muy bien con el solvente adecuado  (hasta que queden con la consistencia de la leche) para garantizar el buen rendimiento del aparato. 

Con los soportes  pasa igual: se puede usar cualquiera, ya sea papel acuarela, cartón durex (el que yo uso) acetato, lienzo o la superficie de una pared.


El aerógrafo

El aerógrafo se ha constituido en una importante herramienta de expresión gráfica a través de la historia, ya sea en el aspecto publicitario o artístico. Fue inventado en 1893 por el acuarelista inglés Charles Burdik en su afán de encontrar una forma rápida y efectiva de colorear celajes.

Básicamente el aerógrafo funciona gracias al principio de atomización interna, Un caudal de aire comprimido pasa por la boquilla donde se mezcla con la pintura. El vacío que se crea en la parte delantera de la boquilla hace ascender la pintura del depósito y la mezcla con el aire comprimido, lo cual permite su salida en pequeñísimas partículas agrupadas en forma de chorro. Este puede ser controlado y regulado alternando la proporción aire/pintura mediante una palanca.


Aerógrafo de acción doble Paasche

Aerógrafo de acción doble Astek

Aerógrafo de acción simple

Hay aerógrafos que sólo pueden alternar la proporción de aire, lo que quiere decir que en estos modelos la palanca de control se acciona sólo para dejar pasar aire y así pulverizar la pintura, no es posible alterar la proporción conjunta aire/pintura. Si queremos alternar la tonalidad de una rociada debemos variar la distancia ente el aerógrafo y la superficie de trabajo. A este tipo de aerógrafos se le denomina “de acción simple” y es el más apropiado para trabajos sencillos y de poca precisión.

El otro tipo de aerógrafo es de “acción doble” que permite al ilustrador regular el aire y la pintura con un sola palanca de control. Al apretarla hacia abajo se regula el aire y al correrla hacia atrás se regula la cantidad de pintura. Estas características permiten realizar, con suma facilidad de control, degradaciones y líneas finas.


FUNCIONAMIENTO DEL AEROGRAFO

El la parte delantera del aerógrafo está la tapa de aire y esta a su vez, aloja la boquilla. La tapa de aire está diseñada para dejar pasar aire alrededor de la boquilla. Unida a la tapa de aire por medio de una rosca está la guarda de la boquilla que tiene la misión de protegérla de posibles golpes.

La boquilla es la parte más importante del aerógrafo, puesto que tiene el encargo de controlar el chorro de pintura. Justo dentro de la boquilla se encuentra la aguja de fluido que se mueve hacia delante y hacia atrás; esta cooperación conjunta entre la aguja y la boquilla permite controlar el flujo de pintura proveniente del depósito de pintura. La aguja pasa a través de la columna ahorquillada de la palanca de control, de su caja de muelle y se apoya suavemente en la punta de la boquilla. Para mantenerse fija en su posición, la aguja tiene un tornillo de sujeción.


"Retrato surreal" 2000. Aerografía del autor del Blog y del presente artículo.



"Yo" 1999. Aerografía del autor del Blog y de este  artículo.



"Valeria" 1999. Aerografía del autor del Blog y de este artículo


Ilustración: Héctor Barceló, autor del artículo.
Ilustración: Héctor Barceló, autor del artículo.




















El suministro de aire es controlado por un preciso sistema de válvula ubicado en el cuello del aerógrafo. Cuando se oprime hacia abajo la palanca, la válvula deja pasar el aire inmediatamente.

SUMINISTRO DE AIRE

El aerógrafo necesita un suministro de aire comprimido para pulverizar la pintura. Para esto existen diversos sistemas como latas de aire, compresores  de diafragma, de pistón, etc.

Las latas de aire consisten simplemente en pequeños cilindros que se asemejan a los recipientes de los desodorantes. Contienen en su interior un volumen determinado de aire comprimido que suele ser de 500 cc. En la parte superior disponen de un válvula especial para enroscar la manguera del aerógrafo. La principal desventaja de este sistema es que la cantidad de aire que contiene la lata se va agotando poco a poco con el uso, y esto trae como consecuencia que la presión vaya bajando y finalmente afecte la consistencia del chorro.

Compresor de aire con tanque, filtro y regulador.
Si se desea hacer trabajos detallados o de calidad profesional es imprescindible la adquisición de un compresor que expulsa aire comprimido constante merced a un mecanismo de compresión que es accionado por un motor eléctrico.

Hay compresores de aire por medio de un diafragma que oscila hacia arriba y hacia abajo dentro de un cilindro. Esta oscilación hace fluctuar el aire hacia el aerógrafo. Cuando el compresor tiene el sistema de pistón, el proceso es igual al sistema de diafragma solo que en este caso es un pistón el que encarga de fluctuar el aire hacia el aerógrafo. 

Existen compresores de pistón que traen incorporado un tanque, filtro de humedad con indicadores de nivel de humedad. Otros no tienen tanque y sólo disponen del filtro de humedad.


La aerografía en las artes.

Aerografía  del artísta japonésHHideaki Kodama 
En su obra “El gran libro técnico del aerógrafo” de Miguel Ferrón y José M. Parramón, este último dice  con respecto a la aerografía: “Ya no hay problema, ya no hay rechazo (por parte de los círculos artísticos)  actualmente se celebran exposiciones de arte de obras pintadas exclusivamente con aerógrafo; y hay nombres de artístas famosos, en el arte de resolver y pintar cuadros con aerógrafo..” En efecto, en el mundo entero, pero especialmente en EU y Europa, hay pintores  de renombre que han usado este instrumento  para hacer obras plásticas, pero no siempre fue así. Durante muchos años, la aerografía fue una técnica relegada de las artes plásticas. Se le veía como un medio para resolver solamente  trabajos publicitarios, sin embargo, con el advenimiento del Pop Art  las cosas cambiaron. La aerografía tuvo cabida inmediata en ese movimiento y desde entonces ha venido gradualmente instalándose  en los círculos artísticos. 

Uno de los movimientos artísticos donde el aerógrafo ha hecho gran contribución, además del mencionado Pop Art es el Hiperrealismo. El hecho de que se pueda obtener finos detalles y bordes exactos mediante un buen manejo del instrumento posibilita la obtención de resultados impresionantes, como el ejemplo de arriba y el de abajo.


Aerografía de Gottfried Helnwein  

Sin embargo, el aerógrafo no posibilita realizaciones fáciles. Hace falta años para conseguir resultados aceptables, además de poseer un previo conocimiento cabal de dibujo, pintura y manejo de técnicas tradicionales (pincel, acuarela, pasteles, sanguina etc) Como dice el artista de aerógrafo  Italiano Pierluigi Gatto, abordar el aerógrafo es como "...aprender a dibujar desde cero"   

No hay comentarios:

Publicar un comentario